De la información al conocimiento

En el marco del Seminario de Formación de Equipos Directivos de la Universidad Nacional de Hurlingham (UNAHUR), se llevó a cabo el segundo encuentro del año dedicado, esta vez, a reflexionar sobre el vínculo entre escuela secundaria y nuevas tecnologías. El evento fue presentado por el Lic. Gabriel Brener y coordinado por la Lic. Melina Fernández, ambos docentes de la UNAHUR. Fernández, además, forma parte de la Secretaría Académica de la Universidad.

El primer encuentro del año, realizado durante el pasado mes de julio, había estado dedicado a pensar la incorporación del cine a las aulas del nivel secundario. Principalmente, fueron exploradas las posibilidades que ofrece un recurso como el Archivo Fílmico Pedagógico.

Fernández inició este nuevo intercambio destacando que la UNAHUR lleva varios años empeñada en la incorporación de las nuevas tecnologías en la enseñanza y el aprendizaje. Luego, presentó tres ejes principales para la reflexión y el diseño de líneas de intervención pedagógica: el rol de las nuevas tecnologías en la construcción del conocimiento, los sujetos involucrados en el acto educativo (jóvenes, docente y directivos) y los nuevos modos de organización escolar a partir de la expansión de las aulas que permite internet.

La cultura digital –sostuvo Fernández– permite la construcción social, colaborativa y polifónica del conocimiento. Los jóvenes pasaron de ser consumidores a productores de conocimiento, y la circulación de memes es un ejemplo de ello”. Sin embargo, aclaró que la mediación del docente resulta fundamental para lograr que los enormes flujos de información que se encuentran en internet puedan convertirse en conocimiento.

Una de las novedades de este encuentro de equipo de directivos fue que no solo se reflexionó sobre el uso de nuevas tecnologías en las aulas, sino que también se utilizaron estas tecnologías para organizar el intercambio entre quienes participan del seminario. Por medio de una aplicación a la que puede accederse también a través de una página web, los directivos, agrupados en parejas, elaboraron reflexiones por escrito en sus teléfonos celulares. Una vez publicados los textos en la aplicación, los y las presentes podían observar la totalidad de las producciones en una imagen proyectada.

Pese a que fueron señalados los límites en términos de políticas de Estado para promover la incorporación de nuevas tecnologías en las escuelas, quienes formaron parte del encuentro se propusieron pensar cómo hacer que el uso de la tecnología resulte en un uso enriquecido. Es decir, que realmente sea aprovechado para construir conocimientos que no podrían generarse a través de las clásicas herramientas escolares.

Hubo participantes que llamaron la atención sobre la resistencia que muchos y muchas docentes oponen a las novedades en materia tecnológica. En este sentido, Brener invitó a pensar según una lógica de la apropiación de los nuevos dispositivos y no solo de acuerdo con una lógica de la aplicación. “El cambio no puede darse por imposición”, agregó Fernández. Lo que sí fue una premisa compartida es que las nuevas tecnologías reconfiguraron el espacio áulico y desplazaron al docente del lugar de único centro del saber. Por eso, la invitación a pensar estrategias para trabajar en ese escenario fue bien acogida.

@AAUNAHUR