La ESI en el centro

La Escuela de Enseñanza Secundaria (EES) N°1 de Hurlingham eligió representantes para su Centro de Estudiantes. Una de sus prioridades es profundizar la implementación de la educación sexual integral (ESI).

En la EES N°1 de Hurlingham, la ESI se trabaja de manera transversal. Para eso, las/os docentes deben incluirla en al menos una actividad de sus planificaciones. Para Cecilia (17), Carolina (21), Alejo (19) y Martina (15), que son parte del nuevo Centro de Estudiantes, esto no es suficiente. En su programa, la ESI ocupa un lugar prioritario y quieren trabajarla más allá de las propuestas áulicas de las/os docentes. “Queremos abrir el debate –dice Cecilia–, generar más espacios de implementación”. Para Martina, esa apertura implica, además, hablar de métodos anticonceptivos y enfermedades de transmisión sexual, pero también “de identidad de género, de violencia, de diversidad, de respeto y discriminación”.

Durante el pasado ciclo lectivo, junto con el equipo de orientación, las/os integrantes del Centro implementaron una mesa de ESI. En los recreos de los miércoles y los viernes, recibieron consultas anónimas que los/as estudiantes dejaban en una caja dispuesta para tal fin. Según lo planeado, esas consultas serían luego trabajadas en el aula con el equipo de orientación. “Pero no dio los resultados que esperábamos –reflexiona Cecilia–, porque hay quienes tienen vergüenza y no se animan a preguntar. Nosotros quisiéramos que nadie se quedara con dudas, pero nos damos cuenta de que eso no pasa. Desde el Centro queremos mejorar para que el espacio funcione como tiene que funcionar”.

Este año, en articulación con la Universidad Nacional de Tres de Febrero, un grupo de estudiantes trabajó sobre violencia de género utilizando ejemplos relevados en redes sociales. El Centro de Estudiantes, por su parte, planifica para el año próximo la realización de tres talleres de ESI brindados por el equipo de investigación de la UNAHUR que dirige Mariana Lavari. “Queremos hacerlo en dos charlas –explica Alejo–: una para ciclo básico y otra para ciclo superior, porque  hay mucha diferencia de edad y surgen cosas distintas en cada grupo. La idea es que todos puedan preguntar”.

El compromiso del Centro de Estudiantes con la aplicación de ESI se sustenta en distintas necesidades que las/os adolescentes detectan en sus propios compañeros/as. Para Alejo, “muchas veces pasa que los chicos no tienen la posibilidad de recibir esta información en la casa, tal vez porque no saben cómo decírselo. Por eso está bueno que el colegio implemente la ESI”. Martina comparte esta idea y dice, además, que “es importante estar informados para poder decidir”. En el mismo sentido, Cecilia destaca la importancia del acompañamiento: “Este año, una chica de mi curso quedó embarazada. Al principio venía al colegio, pero después se puso a trabajar y no vino más. Tenemos que acompañar esos casos. Hay chicas que quedan desamparadas”.

En el Centro saben que a algunos/as estudiantes les cuesta participar y que no siempre toman la ESI con la seriedad que se espera de ellos/as. De la misma manera, saben que es importante el compromiso del equipo directivo y del cuerpo docente de la institución. La educación sexual integral implica un trabajo de reflexión sobre los prejuicios que interiorizamos los/as adultos/as. Alejo enfrentó en primera persona algunos de estos preconceptos: “Hay docentes que discriminan. A principio de año, un profesor me dijo ‘sos hombre, no te podés poner brillitos en la cara’. Es una cosa de locos. ¿Por qué un hombre no puede usar brillitos? Me los hicieron sacar y me hicieron un acta. Pero mis compañeras me re bancaron. También se pusieron brillitos cuando a mí me dijeron que no podía usarlos”.

Aplicar la ESI es un trabajo cotidiano que requiere tanto del compromiso individual como colectivo. Martina llegó a la EES N°1 desde un colegio privado: “no estaba acostumbrada a ver chicos con brillitos, ni chicas de la mano. Desde que me cambié de colegio, sí lo veo. En el privado, si estabas con el uniforme y te dabas un beso en la esquina, te sancionaban. En este colegio hay mucha más aceptación que en otros”. Todavía queda mucho por hacer, pero los resultados ya empiezan a hacerse visibles.

@AAUNAHUR