Otro año de reflexión colectiva*

Sosteniendo lazos. Ese fue el nombre que elegimos este año y que sintetiza el propósito y la tarea realizada en el marco del Seminario de Formación de directivos de escuelas secundarias que organizamos desde la Universidad Nacional de Hurlingham (UNAHUR).

A lo largo de un año de encuentros virtuales y de intercambios que se llenaron de reflexiones, discusiones, sentidos e ideas, buscamos fortalecer el vínculo entre la universidad y las escuelas, acompañando la difícil tarea de la conducción, especialmente en un escenario de pandemia con mucho de inédito e inesperado. También nos convocó la necesidad de afirmar ciertos irrenunciables sobre lo que significa hacer escuela aun en este contexto: la convicción de sostener vínculos entre escuela y estudiantes, el cuidado de las trayectorias estudiantiles, la defensa del derecho a la educación, la solidaridad como imperativo del sistema educativo y todas sus instituciones, entre otros.

El Seminario, que ya cuenta con varios años de recorrido, se integró a la propuesta de Aula Abierta que la UNAHUR llevó adelante de manera articulada con el Municipio, la provincia y la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) como estrategia de fortalecimiento de las escuelas públicas del distrito. En esta línea, en uno de los encuentros pudimos conocer, de la mano de sus directoras, los proyectos de implementación del Campus Virtual que algunas escuelas secundarias venían desarrollando y que este año cobraron particular importancia como posibilidad tecnológica y pedagógica para garantizar la continuidad en la virtualidad.

En cada encuentro nos propusimos abordar temáticas que resultaran pertinentes, aportando valor y propiciando un espacio formativo en el que la reflexión colectiva y el diálogo fueran protagonistas. Referentes como Massimo Recalcatti o Henry Giroux han sido parte también del seminario, porque nutrieron con sus ideas (plasmadas en textos y conferencias que socializamos) nuestros debates e intercambios. También sumamos la participación de Marcela Martínez y de Gustavo Galli para abordar como eje la judicialización de las relaciones escolares. En un contexto de educación mediada por la tecnología, los dispositivos y las redes, algunos/as directores/as compartieron experiencias que constituyeron un buen punto de partida para el análisis de esta problemática.

Si pensamos la pandemia como “acontecimiento” (además) en el marco de un proceso histórico de cambio de paradigma, podemos recuperar una idea recurrente a lo largo de los encuentros: el acontecimiento está-siendo y con él estamos aconteciendo, estamos siendo Y si bien la incertidumbre y la sensación de navegar en medio de una tempestad fueron formas comunes de describir el desafío de estar siendo director/a en la pandemia, también se destacó la importancia que cobró la capacidad pedagógica de los equipos de conducción para timonear ese barco. Y del mismo modo, la necesidad de pensar el rol del director/a como promotor/a de vínculos y de la escuela como puente. Esta manera de seguir haciendo escuela, más allá de los edificios escolares y a pesar de la distancia, visibilizó la importancia y la necesidad de sostener los vínculos, de sostener lazos que, en ocasiones, resultaron incluso más estrechos.

A continuación, compartimos los balances que algunas y algunos directores hicieron sobre el Seminario.

Pablo Molinari: Estoy feliz de poder haber compartido otro año más en el Seminario de Formación de directivos de escuelas secundarias junto a la UNAHUR. Además de “sostener lazos”, tuvimos la posibilidad de “construir Lazos”. Lazos que nos permitieron y permiten una continua resubjetivización de la realidad. Las tensiones, los conflictos, los problemas son el verdadero combustible que hace posible el funcionamiento de las escuelas.

Claudia Corso Pérez: Cuando el 11 de marzo la OMS declaró a la COVID-19 como pandemia, no pude dimensionar lo que viviríamos a futuro. Ya el 16 de marzo se declaró la no presencialidad en nuestras queridas escuelas. Desde ese día hasta hoy, navegamos en un océano de incertidumbres, entre islotes de certeza. La metáfora del navegar, creo, es la más cercana a lo que vivimos todos/as.

“Sostener lazos”, con ustedes, equipo que nos acompaña en la tarea de conducción de las escuelas públicas, fue acercarnos a algunas certezas, estibarnos firmes para resistir las tormentas. Esta travesía pasó tanto por días de sol con un mar tranquilo como por tormentas, pero, sobre todo, implicó navegar sin rumbo. El rumbo lo fuimos construyendo día a día.

Se desplegaron mil formas de comunicación; estuvimos presentes de todas las maneras que pudimos. Utilizamos distintas herramientas para navegar, para avanzar contra viento y marea. Pensamos cada día si navegábamos con motor o a vela. Decidimos rumbos diferentes, con la única certeza de que debíamos estar cerca, estar presentes, sostener el vínculo pedagógico entre toda la comunidad.

Aún no hemos arribado a puerto; nos faltan quién sabe cuántas millas por navegar. Sin embargo, ante este “acontecimiento”, como dicen ustedes, “estamos siendo” para garantizar simplemente el derecho a la educación, único puerto de llegada seguro.

Rosana Careri: Lo importante de “sostener lazos” fue tenernos unos/as a otros/as; saber que lo importante no es lo que fue la pandemia, sino lo que la pandemia hizo con nosotros/as: unirnos cada vez más; contactarnos desde la implicancia, desde el compromiso, desde la militancia en la docencia y desde el imperativo de encontrar las oportunidades en el medio del caos. Saber que a pesar de todas estas vicisitudes podemos sostenernos entre nosotros/as para una educación más digna, fue nuestra mejor manera de hacer patria.

Daniela Pace: El Seminario es un espacio en el que cada directivo puede expresar su sentir, sus vivencias, sus problemáticas para entre todos/as repensar y reflexionar sobre la mejora educativa de las instituciones de Hurlingham.

La palabra autorizada y esperada de los especialistas en Educación, Brener y Rodríguez, pone en tensión los principales temas que atraviesa la escuela secundaria hoy, generando un rico intercambio entre colegas.

El pedagogo Phillipe Meirieu expresa que “La escuela debe transmitir a los niños saberes que los liguen, los desliguen y los religuen”, frase que traslado también a los directivos, para que nos liguemos e involucremos en cada situación que irrumpe con la presencia, la mirada, la escucha atenta, la construcción de posibles caminos. Para luego desligarnos, tomar distancia para ver a la escuela, a los estudiantes, a los conflictos desde afuera, repensando, reflexionando, buscando nuevas alternativas posibles… Y finalmente religarnos, con nuevas ideas, saberes, construcciones colectivas, para caminar hacia lo esperado, lo deseable, detrás de la escuela soñada por cada uno de nosotros/as.

Estela Scarfó: Creo que lo único no dicho es que las y los directores de las escuelas secundarias esperábamos ansiosos cada viernes para vernos, Zoom de por medio, y así avanzar en las diferentes propuestas tan pertinentes, con docentes destacados como expositores. Cada encuentro fue una recarga de energía colmada de ideas y experiencias compartidas que nos fortalecieron aun cuando ya nos sentíamos ahogados en esta tormenta que nos toca atravesar. Súper exigidos y tironeados desde las responsabilidades que la gestión nos sumó, este año el seminario fue el “espacio nuestro”, donde todas y todos hablamos el mismo idioma y con eso nos alentamos a seguir remando. Siempre priorizando el derecho a la educación y el acompañamiento a profesores/as, familias y estudiantes, hubo que cambiar la mirada… Nos sacudió de tal forma el oleaje de la pandemia, que pudimos inventar y crear novedosas estrategias antes impensadas. Algunas fueron efectivas y otras no, pero cada día se pensó en los otros/as y así las variantes para mantener la continuidad pedagógica fueron apareciendo. La fuerza que nos dimos y el sentimiento de pertenencia logró el objetivo planteado: sostener lazos y crear desde la virtualidad un fortalecimiento de nuestras gestiones.

Agradezco a la universidad por seguir con esta capacitación tan necesaria y permitirnos ser protagonistas de este cambio de paradigma.

[*] Por Gabriel Brener y Laura Rodríguez, coordinadores del Seminario de Formación de directivos de escuelas secundarias de la UNAHUR.