Yudo y respeto hacia el otro

Paula Pareto se tomó unos minutos para conversar con Aula Abierta. La médica y yudoca argentina obtuvo una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y otra de oro en los de Río de Janeiro 2016.

Practicás yudo desde los 9 años. ¿Qué te enseñó el deporte?

El deporte en general requiere disciplina, respeto hacia el otro. Eso el yudo lo tiene y mucho. El honor y los valores olímpicos del deporte se ven mucho en yudo. Si bien se dice que es un deporte individual, en realidad no es así: sin compañeros no se lo puede practicar.

¿Cómo es el quiebre entre practicar un deporte como un hobby y entrenar para ser deportista de alto rendimiento?

No hubo tanto un momento de quiebre. Cuando clasifiqué por primera vez para un juego olímpico, de repente los entrenamientos tenían que ser de otra de manera. Si bien manteníamos la misma forma (porque así habíamos llegado a clasificar), cambié la mentalidad. Aunque el yudo es un deporte amateur, empecé a tomarlo más en serio. El juego olímpico es el nivel más alto al que un deportista puede llegar. Me pasó, sobre todo, cuando clasifiqué para Beijing 2008 y, antes, para el mundial que se hizo en Río de Janeiro en 2007. Ese fue un quiebre. Clasifiqué a un juego olímpico, cosa que jamás hubiera creído poder hacer.

“El juego olímpico es el nivel más alto al que un deportista puede llegar”.

¿Qué consideración hacés sobre el apoyo que reciben los deportistas de alto rendimiento en la Argentina?

Todos sabemos que el yudo es un deporte amateur. Tenemos una beca gracias al Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD), que depende de la Secretaria de Deportes, pero esas cosas siempre se consiguen en base a los logros deportivos. Si bien la política deportiva siempre podría mejorar, creo que la creación del ENARD implicó un gran cambio. Nos apoya mucho en viajes, en becas y en muchas otras cosas. Hay un cambio y también cosas que mejorar, pero confío en que se van a ir mejorando.

“Es fácil decir que no se puede y ni siquiera intentarlo. Yo me propuse intentarlo”.

Mientras desarrollabas tu carrera deportiva, también te graduaste en la Faculta de Medicina (UBA). ¿Cómo se compatibilizan esas dos actividades?

Creo que la clave es que a uno le guste lo que haga. Es fácil decir que no se puede y ni siquiera intentarlo. Yo me propuse intentarlo. Tal vez no podía cursar la misma cantidad de materias que mis compañeros y me recibí en un tiempo más prolongado, pero pude hacer las dos cosas a la par. Tal vez en algunos momentos en los que tenía competencias importantes, como un mundial o juegos panamericanos, le prestaba más atención al yudo; y en otros momentos en que tenía algún examen importante le prestaba más atención a la facultad y le bajaba un poco de intensidad al entrenamiento. Creo que la clave es organizarse.

@AAUNAHUR